number of reviews

A nuestros clientes les ha encantado Roma, según 25.000 opiniones


  1. Destino
  2. Más sobre Roma

Zonas principales de Roma

Roma

Roma es uno de los más grandes destinos del mundo. Conocida con justicia como la “Ciudad Eterna”, este espacio ha atrapado a sus visitantes durante milenios. Antigua sede del Imperio Romano, Roma puede no ser la fuerza política que fue una vez, pero su esplendor como destino turístico y capital cultural es difícil de aventajar, y millones de personas llegan a sus calles cada año para disfrutar de su comida, su arte y su abrumador sentido de la historia.

La ciudad se encuentra dividida en diferentes áreas, los puntos más reconocidos se encuentren en el centro de la ciudad o a poca distancia de allí. El Coliseo, las Ruinas del Palatino del siglo VIII a.C. y el Foro Romano están todos situados cerca de la Estación de Metro Coliseo, a pocos pasos de la zona comercial de Via del Corso. En el centro de la ciudad: el Panteón, la Fontana di Trevi y la Escalinata Española, se encuentran a pocos minutos unos de otros; la Piazza Navona, ubicada junto al Tíber al sur de la Ciudad del Vaticano.

Termini es la estación de ferrocarril más importante de Roma. Es un centro en actividad las 24 horas del día y es el punto de llegada de pasajeros que llegan a Roma desde París y otros puntos de Italia. Los hoteles cerca de Termini proporcionan un alojamiento conveniente para los que viajan por tren y los que toman la línea ferroviaria exprés de enlace con el Aeropuerto Fiumicino.En esta área los viajeros encontrarán también autobuses, conexiones de metro y taxis en abundancia, y una oferta generosa de restaurantes, centros comerciales y mercados.

Para sumergirse completamente en la atmosfera cosmopolita de Roma, la mejor opción es un hotel en el centro de la ciudad. Cerca de espacios como la Escalinata Española, la Via Veneto y de innumerables cafeterías. Si bien el alojamiento en el centro de Roma puede no ser tan conveniente para los taxis, los hoteles se encuentran a poca distancia de los sitios principales y tienen acceso directo a las estaciones de metro.

La comida en Roma, completa la experiencia. Una costumbre local y necesaria, es comenzar las mañanas con una provisión de “espresso”, luego un sinfín de refrigerios ricos en hidratos de carbono y al mediodía una mesa con varios platos. Muchos restaurantes en el centro de la ciudad ofrecen menús fijos y más económicos para los viajeros, mientras que para satisfacer los antojos de azúcar siempre puede encontrase un vendedor de helado a unos pasos de distancia.